jueves, 17 de noviembre de 2011

Feedback

Cuando las patas de una mesa cesan en su empeño por vencer a la gravedad, la fina tabla de madera cae al suelo, bruscamente, sin preliminares. No deja tiempo a su disputa, no deja lugar a pensamientos bruscos ni forcegeos. Déjeme repetir lo difícil que es hacer frente a la gravedad, y sin duda las delgadas patas lo conseguían sin esfuerzo; hasta que un mal golpe las hizo retroceder a el día en el que eran una simple astilla. Recuerdo cuando todavía servía para ayudar, y comlementaban al espacioso y atosigado comedor, de un frió hogar. Puedo ver en el pasado de mis recuerdos, como cada pata era de un color, pero como la azul era distinta... Pertenecía mas a Pop-art, que al glamuroso Recio que predominaba en aquel lugar.
Sólo se que al caer, la tabla se deshizo. Sólo se que aquella tabla dejo de tener uso.

0 comments:

Publicar un comentario