lunes, 13 de abril de 2015

Pure Arctic

Y es cierto que la sangre corre rápido por las venas, una montaña rusa líquida y latente.

Mira tus manos, todos días ves lo mismo... 

piel y nada más.

 Ahora mira más de cerca y podrás apreciar el tintineo, el movimiento contínuo, la acción que te da vida.

Transparentes como el cristal, tan frágiles que nos podemos romper con la suave brisa. 

 Tentamos al destino a dirario, le gritamos lo imposibles que nos hemos vuelto, delicadas obras de arte expuestas en la salvaje sociedad.

Somos como la roca que el tiempo erosiona, duros y áridos asimismo  vulnerables. 

Tan intocables que nos tocan, y qué es una caricia sino una invasión permitida de nuestra anatomía.

Notas que chocan en una partitura compuesta para deleitar.


Y es cierto que la sangre corre rápido por las venas, nos erosiona lentamente y nos vuelve frágiles como el cristal.

0 comments:

Publicar un comentario